Noticias

Junio 08, 2018

Foto: NGC 6369, el pequeño fantasma

A unos 2.000 años luz, esta nebulosa permite imaginar el destino de nuestro Sol dentro de unos 5 mil millones de años.

La nebulosa NGC 6369, aparece tenuemente en el firmamento nocturno y se conoce popularmente como la nebulosa del Pequeño Fantasma. Fue descubierta por el astrónomo del siglo XVIII, Sir William Herschel, cuando exploraba con un telescopio la constelación Ofiuco. Históricamente, Herschel clasificó la nebulosa redonda y con forma de planeta como una nebulosa planetaria, pero en general las nebulosas planetarias no tienen nada que ver con los planetas: son capas gaseosas creadas al final de la vida de una estrella similar al Sol. Las capas exteriores de la estrella moribunda se expanden por el espacio mientras su núcleo se reduce para convertirse en una enana blanca. La estrella enana blanca transformada, que se ve cerca del centro, irradia intensamente en longitudes de onda ultravioletas y empodera el brillo de la nebulosa en expansión. Esta formidable imagen elaborada con los datos del Telescopio Espacial Hubble muestra detallesy estructuras complejas de NGC 6369. La estructura redonda principal de la nebulosa tiene un año luz de ancho. El resplandor procedente de los átomos de oxígeno, hidrógeno y nitrógeno ionizados se presenta en color azul, verde y rojo, respectivamente. A unos 2.000 años luz de distancia, la nebulosa del Pequeño Fantasma permite imaginar el destino de nuestro Sol, que podría producir su propia nebulosa planetaria dentro de unos 5 mil millones de años.

click para ampliar ^

Crédito de la imagen: Hubble Heritage Team, NASA

Compartir:
Junio 04, 2018
Noticia anterior

Detalles de las Nubes de Magallanes

Pablo Goffard nos comparte esta composición que hizo en base a varias fotos que ha sacado estos últimos cuatro años.

Ver más