Categoría: Observación en práctica

Telescopios Chile
Miembro Galáctico
0 Comentarios
21 de Agosto, 2017

1er Lugar Concurso Astrofotografía 2014 / Nicolás Valenzuela, Ñuñoa. (click para ampliar^)

La Luna es uno de los cuerpos celestes que más llama nuestra atención desde que comenzamos a descubrir el cielo, cuando niños.

No sabemos si es su gran brillo, que en el campo ilumina notablemente la noche como un farol encendido, sus diversas formas según avanzan los días en el calendario, o tal vez su gama de colores, que pasa por el blanco, gris, amarillo o naranjo. Lo cierto es que desde siempre ha llamado nuestra atención, tal vez, porque es la prueba visible de que hay algo más allá de nuestra frontera terrestre.

Si bien existen un montón de objetos que podemos observar en el cielo nocturno con la ayuda de unos prismáticos o telescopios, La Luna con su luz (más bien con el reflejo de la luz solar) obnubila todo lo demás y le gusta atraer toda la atención. Sin embargo, antes que un impedimento para la astronomía, la presencia de nuestro satélite es una invitación a descubrir todos sus rincones y detalles. No por nada existen astrónomos que dedican toda su vida a estudiarla a Ella.

¿En qué fase debemos observarla?

La mayoría de la gente, antes de adquirir un equipo óptico, piensa que el mejor momento para mirar la Luna es cuando está llena. La verdad, si bien observarla en esta fase siempre es interesante, no podremos apreciar ningún detalle de su superficie.

Tal como cuando alguien nos toma una fotografía con flash, y en la foto perdemos muchos detalles de nuestro rostro, el efecto de la luz solar sobre nuestro satélite es el mismo. Por consecuencia, el mejor momento para realizar una observación lunar es cuando ésta se encuentra menguante o creciente, ya que estará siendo iluminada desde un costado por el Sol y esto proyectará sombras en su superficie, dejando ver sus cráteres, protuberancias y nos dará el efecto 3D que sin duda nos maravillará.

Luna Diurna con cráteres. Héctor Astudillo Silva, Santiago. (click para ampliar^)

 

Ahora bien, para quienes sufren de un problema a la vista, de todas formas un binocular o telescopio los ayudará a enfocar la imagen, y por tanto siempre mejorará la calidad o nitidez con la que observan. Independiente de la fase en que se encuentre nuestro satélite, la recomendación es siempre utilizar un equipo óptico para ver mejor.

 ¿Se deben usar filtros?

A diferencia del Sol, observar la Luna directamente o con un instrumento óptico no representa ningún riesgo para nuestra visión. Sin embargo, existen fases en que el satélite proyecta mucha más luminosidad y el uso de un filtro lunar o de un diafragma nos ayudará a reducir el brillo e incrementar el contraste para ganar mayor detalle.

Para un telescopio, el filtro lunar más común es de color gris y se ajusta a cada ocular en su rosca. Así mismo, la gran mayoría de telescopios en la tapa protectora delantera, que cubre su apertura, poseen una tapita menor.  Ésta es justamente la que debemos retirar, dejando puesta la más grande, para usarla como un diafragma que reducirá la cantidad de luz que entra a nuestro equipo.

Por lo general, en una óptica refractaria, que es la de la mayoría de binoculares y de los telescopios de tubo largo o galileanos (refractores), no es necesario aplicar filtros ni diafragmas ya que la misma óptica es precisa en contraste y brillo para observar la Luna y los planetas. En el sistema óptico que sí es recomendable utilizar un mecanismo para ganar contraste y reducir el brillo, es con los telescopios reflectores (newtonianos).

Tapa/diafragma telescopio newtoniano 

 

¿Cuál es el ocular y equipo óptico más adecuado a usar?

Todos los equipos, de cualquier tamaño o apertura, inclusive óptica, son adecuados para observar la Luna, con mucho detalle. Por la cantidad de luz que recibimos, es el objeto que se ve mejor de todos los del cielo. Ahora bien, cualquier sistema refractor, ya sea binoculares, catalejos o telescopios, pareciera tener mejor desempeño en todo aquel objeto más luminoso, como la Luna en este caso.

El binocular por su parte, con aumentos desde los 8x a los 15X, nos entregará un primer plano de la Luna completa, fascinante. Un aumento similar podemos conseguir en telescopios de 500 a 1000 mm de longitud focal, utilizando oculares de 20 a 32 mm.

Si lo que quieres es observar un plano detalle de una región en específico de la Luna, necesitarás un binocular o catalejo con zoom, o lo más recomendado, es que lo hagas con telescopios de largo focal alto, o en equipos más pequeños, utilizando un ocular de 4 a 9 mm.

Te invito a dejar tu aporte o comentario respecto a la Luna en los comentarios, así como a crear tus propios foros de discusión.¡Hasta la próxima!

 

 

 

 

 

Comentarios
Categorías
Los mas comentados

Categoría: Astrofotografía

Equipo Óptimo para fotografiar el espacio
08 de Noviembre, 2016
4 Comentarios

Categoría: Sistema Solar

Guía turística del sistema solar
24 de Febrero, 2015
2 Comentarios

Categoría: Observación en práctica

¿Qué observar en el mes de Julio?
04 de Julio, 2017
2 Comentarios